El Trailer

Guía didáctica

Ecosistemas nocturnos

Muchas especies han desarrollado a lo largo de millones de años sofisticadas adaptaciones para vivir en la oscuridad, y así muchos animales dependen de ella para ocultarse, buscar alimento o aparearse. La contaminación lumínica provoca alteraciones en los ecosistemas nocturnos cuyas consecuencias resulta difícil predecir. Un buen ejemplo de ello son los insectos que en verano podemos ver revoloteando enloquecidos alrededor de las farolas. Aunque la mayoría de la gente los considera una molestia – y a veces lo son – no debemos olvidar que son los principales responsables de la polinización de las plantas y sirven de alimento a muchos otros animales. Las aves también figuran entre los animales perjudicados; desde los búhos y otros cazadores nocturnos perfectamente adaptados a la oscuridad hasta la multitud de aves migratorias que viajan por la noche y se desorientan al llegar a los suburbios de las ciudades.

Sostenibilidad energética

La electricidad es una forma de energía muy limpia en el lugar donde se utiliza, pero para producirla consumimos grandes cantidades de recursos naturales en centrales que utilizan carbón, gas natural o uranio. Todas ellas producen residuos como el dióxido de carbono (CO2), un gas inocuo para las personas pero que contribuye al efecto invernadero y por tanto al calentamiento global.

En los últimos años se ha incrementado notablemente la producción de electricidad mediante fuentes renovables, sobre todo hidráulica, eólica y en menor medida solar o biomasa. Sin embargo, por el momento estas fuentes sólo cubren un tercio de nuestro consumo. Y lo que es más importante, no podemos almacenar la electricidad que generan cuando están disponibles para emplearla en otro momento, por ejemplo, en temporadas de sequía, o en días de poco viento o durante la noche.

Por ello, cuando reducimos la contaminación lumínica también disminuimos las emisiones contaminantes y preservamos las fuentes de energía no renovables.

Salud humana

Nuestro cuerpo es una máquina de producir hormonas, unas moléculas que funcionan como mensajeros químicos. Una de ellas es la melatonina, que regular nuestro ritmo biológico y determina cuándo nos despertamos y cuándo nos toca dormir. El organismo comienza a producir melatonina al caer la noche, cuando unos sensores situados en la retina detectan que hay menos luz. Por eso, si a la hora de dormir nos exponemos a luz intensa – ya sea de una farola junto a nuestra ventana o porque utilizamos pantallas en la cama, la producción de melatonina se altera y se reduce la calidad del sueño. Esto, a su vez, altera la producción de hormonas, desde las que controlan el estrés hasta la hormona del crecimiento, las que regulan el apetito o las que se encargan de equilibrar la presión arterial. Por eso los científicos están empezando a entender la relación entre la contaminación lumínica y enfermedades como la diabetes, la obesidad, la depresión y también con algunos tipos de cáncer.

Pérdida del cielo estrellado

A lo largo de los siglos nuestros antepasados acudían al firmamento para orientarse cuando viajaban, ilustrar sus mitos, medir el paso del tiempo o soñar con que predecían el futuro. El firmamento, con sus cambios y regularidades, nos ha proporcionado las evidencias necesarias para comprender nuestro lugar en el mundo. Si no pudiésemos ver los astros difícilmente habríamos descubierto que vivimos en un pequeño planeta que orbita a una estrella cualquiera, en la periferia de una de las muchísimas galaxias que forman un universo en expansión. Pero hoy, la mayor parte de la gente sólo puede ver unos cielos pálidos en los que apenas brillan la Luna y unas cuantas estrellas. Al contrario que en tiempos de nuestros abuelos, casi nadie conoce ya los nombres de las constelaciones, y nos sorprendemos cuando descubrimos que las estrellas se mueven por la noche igual que el Sol durante el día. La contaminación lumínica, sobre todo en las ciudades, nos aleja del cielo estrellado, uno de los patrimonios culturales más importantes de la humanidad.

Los astrónomos están especialmente preocupados por este problema, ya que la iluminación que no se dirige hacia el suelo acaba propagándose cientos de kilómetros, ocultando tras un velo amarillento la débil luz de las estrellas, galaxias y nebulosas que estudian. El problema ya ha dejado inservibles muchos observatorios, y hoy se protege con leyes especiales la oscuridad de los últimos reductos de cielo oscuro, como las cumbres de las islas de La Palma, en las Canarias, o Hawai.

Actividades

Auditoría luminosa

Usando una cámara fotográfica que te permita disparar siempre con la misma exposición y balance de color, registra la iluminación nocturna de los lugares que sueles visitar a la caída del Sol. ¿Es la iluminación homogénea o hay zonas brillantes que se alternan con otras oscuras? ¿Cuántos tipos de farolas hay? ¿Proyectan su luz hacia el cielo? ¿Hay edificios o monumentos con luz ornamental? ¿Con qué horario? ¿Crees que en algún sitio falta o sobra luz? ¿Por qué?

Inventario de farolas

Haz un recuento de los tipos de farolas que hay en tu barrio. Puedes clasificarlas en función del color de su luz y de la forma en que la proyectan (hacia el suelo, en todas direcciones, hacia arriba…). Organiza una encuesta entre los vecinos para localizar los puntos del barrio donde sobra o falta iluminación y ver qué opinan sobre la contaminación lumínica.

A vista de pájaro (nocturno)

Busca en internet una imagen nocturna del lugar donde vives, y utilizando un mapa identifica las fuentes de contaminación lumínica más importantes. ¿Qué infraestructuras están más iluminadas? ¿Por qué crees que hay allí tanta luz? ¿Reconoces las poblaciones cercanas?

Arquitectura vs firmamento

La iluminación ornamental de monumentos deja de tener sentido a horas en las que ya no queda nadie en la calle para admirarlos. Además, suelen utilizarse focos de gran potencia que proyectan buena parte de su luz hacia el cielo. Localiza los monumentos iluminados en vuestro ayuntamiento y averigua a qué hora se apagan las luces. ¿Realmente merecen todos disfrutar de iluminación nocturna? ¿En qué horario tiene sentido iluminarlos?

Créditos

Contacto




Utilizamos cookies de terceros, para optimizar tu navegación y realizar tareas de análisis. Entendemos que estás conforme si continúas navegando en nuestra web. Más info en Aviso legal.

ACEPTAR
Aviso de cookies